viernes, marzo 14, 2008

Una crítica de "Escupidos...", en rockandrollarmy.com




"Jaime Gonzalo lleva en la prensa especializada desde 1975, en su curriculum podemos ver que ha realizado trabajos como productor discográfico, letrista, guionista televisivo y radiofónico y como no autor de libros y cientos de reseñas discográficas. Él dirige junto a Ignacio Julià desde 1985 la revista Ruta 66 y si no me equivoco colabora en el periódico El Mundo.

Como su mente calenturienta no puede parar de maquinar proyectos decide un buen día poner a unas de las bandas de este país en el sitio que le corresponde a través del libro “Escupidos de la boca de Dios”. Mediante los testimonios de los propios miembros que formaron La Banda Trapera del Río (el río Llobregat) Jaime Gonzalo nos describe como era ciudad Satélite y el barrio de Cornellà hacia finales de los 70 principio de los 80 con sus curriquis de barrio, sus camellos, sus currantes y la lucha de los trabajadores por sacar a sus familias adelante.

Gracias a todo esto descrito por el propio Jaime o los diferentes entrevistados del libro nos vamos poniendo en situación y tratamos de imaginar cual fue la semilla de la que germino la Trapera y todo lo que se movió a su alrededor, rock and roll, delincuencia, transición democrática, y un fuerte movimiento obrero gestado alrededor de potentes empresas industriales.

Según avanzamos en la lectura del libro nos vamos encontrando con un montón  de anécdotas que hacen que la historia del mismo sea amena y entretenida, por poner algunos ejemplos, su primera gran actuación fue frente a, nada más y nada menos que cien mil personas en una fiesta que organizo el PSUC (Partido Socialista Unificat de Catalunya), o en la primera fiesta organizada por el Partido Comunista, celebrada en la Casa de Campo de Madrid en 1977 frente a doscientas cincuenta mil personas -¿tú sabes lo que es subirse a aquel bicho escenario?- cuenta Raf Pulido, batería de la Trapera.

O cuando conocieron a Javier Granja, promotor de conciertos de Bilbao, que en su día les organizo los primeros bolos en Euskadi, en el Polideportivo de Gallarta y el campo de fútbol del Barakaldo junto con MorisCucharadaNeuronium y los 091de Bilbo allá por el año 1978.

Otra buena es cuando Javier Granja y su mujer salidos de todo, heroína, coca, con unas bolsas de coca acojonantes, estando en casa de Morfi decidieron invitar a unas rayas de coca para todos y le pidió a Morfi un espejo, este se fue a la habitación y desencajo la puerta del armario con un espejo, Javi, su novia y un tal Coyote empezaron a volcar la coca a sacos y prepararon unas rayas de un extremo a otro del espejo. O como en otra ocasión en la que tocaron en un gaztetxe de Donosti rodeados de gente a fin a la izquierda abertzale, y al loco de Morfi Grei no se le ocurre otra cosa que salir del camerino entre la gente vestido de guardia civil y gritando "¡vascos de mierda, vascos de mierda!" ...te podría contar mas pero no tendría gracia tendrás que descubrirlo tú mismo.

Y así entre anécdotas, diversas historias de la época de diferente pelaje, y las muchas y buenísimas fotos de Salvador Costa vamos avanzando por las 207 páginas que componen dicho libro y descubriendo lo que dio de sí la historia de La Banda Trapera del Rio, punta de lanza del punk nacional y objeto de culto de sucesivas generaciones. Unos clásicos que se autodestruyeron dejando un legendario primer LP y un segundo que sólo se publicaría a título póstumo. Más tarde a  principios de los 90, un doble álbum en directo y otro en estudio pusieron fin a un mito que la reciente muerte de dos de sus miembros originales ha concluido para siempre.

Decir que el libro sorprende por su lujosa presentación de tapas duras de 28x22 y de la gran calidad de impresión de las fotos, que está editado por Munster Ediciones y que me parece altamente recomendable y de obligada lectura por el buen aficionado al rock y el punk de este país. 


Sr. Actitud"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada