jueves, marzo 17, 2011

«No soy un punk, soy ¡el rey del punk de España!» (El Periódico de Catalunya)

El Periódico, 17/03/11


ENTREVISTA CON MORFI GREI, CANTANTE
REAPARECE CON DOS ACTUACIONES EN BCN

Acabada la Banda Trapera del Río, Morfi Grei se alía con Electroputas en ‘Cielos movedizos’, que presenta hoy y mañana en Sidecar.
JORDI BIANCIOTTO 
BARCELONA 

 –Hace 17 años de su último disco con La Banda Trapera. ¿Cómo surgió este retorno? 
 –Ha sido un proceso que comenzó antes de la muerte de Juan Raf Pulido, el año pasado. Ahí veo que se me está acabando la vida, que llevó un by-pass en la arteria, pero pienso en la posibilidad de hacer mi última obra. Un disco sobre la aceptación de la muerte. Ahora ya puede venir. Soy feliz. La espero radiante, sin miedo. Sorprendentemente alguien me ha dado un don para volver a escribir canciones. Creo que ha sido Juan. Y yo, que no soy un punk sino ¡el rey del punk de España!, el único vivo de la generación de 1976... 

 –¿Ramoncín no cuenta? 
 –¡No cuenta! Estamos hablando de punk. Yo soy un despistado y no me había dado cuenta de que soy el único que queda. Pues sí. Lo he asumido. Me he visto con mucho poder en parte por la historia de mi grupo bendito, la Trapera, que en muerte ha conseguido todos los éxitos. ¡Qué historia tan trágica y tan romántica a la vez! Yo tendría que haber sido el primer muerto del grupo. Cuando fui a ver a Juan al hospital, el día antes de morir, estaba sedado con morfina y despertó cinco segundos para decirme: «Morfi, hay que tocar». Estuve a punto de suspender la actuación en Rambleros, pero no lo hice. Ahora sería fácil mantener el nombre del grupo, coger a cuatro esclavos, y aprovecharse. ¡Pero no! La Trapera es algo mítico y místico, y así quedará. Yo ahora tengo la salud controlada y estoy delgado, porque no hay cosa más repugnante que un cantante de rock’n’roll viejo y gordo. 

 –¿Este es su último disco? 
 –Me gustaría. Pensé: ¿y si junto música electrónica con punk y hard rock, y con letras sobre tortura y amor? Me han propuesto que sea el principio de una trilogía. Que después de este disco de muerte venga uno de amor y otro de tortura. Pero no quiero estar atado a nada. Mi intención es petar ahora algunas salas pequeñas y luego hacer algún festivalillo. Yo no me veo en la carretera. No estoy obligado a tener éxito. 

 Cielos movedizos  parece una catarsis tras las muertes, de cáncer, de Tío Modes, Rockhita y Juan Pulido. 
 –Se mezcla todo y hay que separarlo. Yo no quiero aprovecharme de mi santo y bendito grupo, ni de mis amigos muertos. Otra cosa es que la vida sigue y me ha renacido una inspiración. 

 –Ha convertido Te recuerdo Amanda,  de Víctor Jara, en una canción mucho más oscura y apocalíptica. 
  –Víctor Jara fue un héroe de las libertades. La canción es muy bonita y mucha gente le ha dado un tratamiento hortera. Yo la he querido adaptar pensando en él en esos momentos de horror: que te metan en aquel estadio de Chile, te torturen y acabes muerto. Como tantos y tantos acabaron en España. Ahora hay quien propone levantar esos cadáveres de españoles y catalanes, y salen los fascistas y los poderes ocultos de este país para ponerse en contra... 
  
 –Mucha gente no sabe que Morfi Grei es un tipo politizado.  
 –Sí. El punk fue muy político. ¿A qué inocente se le ocurre pensar que la ideología no está ahí en un movimiento tan extremo como el punk? Fue así en 1976. Y ahora estamos en un momento en que hay muchos artistas escondidos como cucarachas esperando ver quién sale en las elecciones, por las subvenciones. Yo soy libre, nunca he dependido de los políticos, que han destrozado el país y aún lo destrozarán más según lo que venga ahora en Barcelona. 

 –¿Cómo encaja en su grupo una mujer, la guitarrista Betty Love? 
 –Da una sensibilidad femenina con mucho poder. A Betty, su padre le regaló al cumplir 14 años el sencillo de La regla, de la Trapera. Veraneaba en Horta de Sant Joan, donde estaba Juan Pulido con toda su familia. Tío Modes le enseñó a tocar. ¡Pero lo más importante es que toca bien!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada